Español   |   English



Las frutas y verduras están presentes en el día a día. Son un componente esencial y prioritario en todas las dietas, convirtiéndose en uno de los grupos alimentarios más importantes por sus innumerables efectos saludables. Y es que, “un consumo diario suficiente podría contribuir a la prevención de enfermedades importantes, como las cardiovasculares y algunos cánceres. En general, se calcula que cada año podrían salvarse 1,7 millones de vidas si se aumentara lo suficiente el consumo de frutas y verduras” señala la Organización Mundial de la Salud.

Actualmente, en España, empresas como Camposeven, organizaciones, administraciones y consumidores, están más concienciados con un consumo responsable y sostenible, con el fin de revertir el crecimiento de la obesidad, enfermedades, la destrucción de la biodiversidad y promover dietas saludables, como la Mediterránea, recomendada por los expertos y reconocida a nivel mundial para mejorar y cuidar la salud de la población con productos locales, tradicionales y de temporada.

La Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC) recomienda un consumo de verduras y hortalizas de 2 o 3 raciones al día como mínimo y de al menos 3 o 4 raciones de fruta al día, según la pirámide de alimentación saludable. Sin embargo, el consumo actual en España es tres veces mayor en carne, lácteos y dulces y un tercio menor de frutas y verduras, según afirma un estudio publicado por Science of the Total Environment.

Así lo confirma también un informe del Lidl España y publicado por Efeagro, que señala que solo el 11 % de los adultos españoles consume las cinco piezas de fruta y verdura. Además, destacan la importancia de educar a los más pequeños ya que tres de cada diez niños y adolescentes come verduras y hortalizas una vez al día mientras que el 26 % lo hace entre dos y cuatro veces por semana y solo el 36 % de los padres considera que sus hijos no comen las cantidades adecuadas de estos alimentos.

Otras entidades como la Organización Mundial de la Salud y según los datos presentados en un informe sobre la salud en el mundo 2002, la ingesta insuficiente de frutas y verduras es uno de los 10 factores de riesgo principales que contribuyen a la mortalidad. “Cada año podrían salvarse hasta 1,7 millones de vidas si hubiera un consumo mundial suficiente de frutas y verduras. La integración de las frutas y verduras en la dieta diaria podría ayudar a prevenir importantes enfermedades no transmisibles, como las enfermedades cardiovasculares y algunos cánceres” apunta la organización.

También señalan que gracias a una revisión internacional de alto nivel sobre el consumo de frutas y verduras y el riesgo de cáncer coordinada por el Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer (CIIC) se confirma que el consumo de frutas y verduras puede reducir el riesgo de cáncer,  sobre todo, cánceres gastrointestinales. Los datos oscilan entre el 5% y el 12% de prevención de cáncer debido a una ingesta insuficiente de frutas y verduras en todo el mundo y entre el 20% y el 30% en el caso de los cánceres gastrointestinales.

La OMS y la FAO, recomiendan en este estudio acerca de la dieta, la nutrición y la prevención de las enfermedades crónicas, el consumo de un mínimo de 400 g diarios de frutas y verduras con el fin de prevenir enfermedades crónicas tales como las cardiopatías, el cáncer, la diabetes o la obesidad.

En este sentido y con el fin de incrementar el consumo de frutas y verduras, la Asamblea Mundial de la Salud aprobó, en 2004, la Estrategia Mundial de la Organización Mundial de la Salud sobre Régimen Alimentario, Actividad Física y Salud, en reconocimiento de que la ingesta insuficiente de frutas y verduras es un factor de riesgo. La OMS junto a la FAO lanzaron una iniciativa para fortalecer, promover y proteger la salud en el contexto de una dieta saludable, orientando la elaboración de medidas sostenibles a nivel comunitario, nacional y mundial, que, tomadas en su conjunto, lleven a la reducción del riesgo de enfermedades crónicas a través del aumento del consumo de frutas y verduras.

Sin embargo, el consumo de fruta y verdura no solo influye en la salud de las personas. Según el Centro de Estudios e Investigaciones para la Gestión de Riesgos Agrarios y Medioambientales (CEIGRAM) “mantener una dieta mediterránea en la que las frutas, verduras y pescado representan una mayor porción de la ingesta de alimentos, proporcionaría un gran ahorro de agua en los hogares” afirma. Las conclusiones señalan que la dieta repercute en la huella hídrica relacionada con los alimentos, más que el propio desperdicio de productos. Por lo que contribuir a dietas más sostenibles y saludables repercute positivamente en el medio ambiente y en relación con la tierra, la energía y el agua.

 

Camposeven, pionera en biodinámica

Apostar por el cuidado del medio ambiente y la salud de las personas es uno de nuestros objetivos marcados en el año 2007 cuando se fundó Camposeven, compañía murciana pionera a nivel nacional en apostar por la agricultura biodinámica y que seguimos trabajando cada día. Con más de 35 años de experiencia hortofructífera, contamos con el certificado Demeter de agricultura biodinámica desde 2014 y trabajamos con nuestros valores que se encuentran en nuestra tierra, nuestra mente y en la etiqueta de nuestros alimentos. El padre de la agricultura biodinámica, Rudolf Steiner, nos enseñó que el agricultor nutre y enriquece la vida del suelo, no a la planta, atribuyendo a la tierra el papel de ser un ´órgano de digestión´ de la misma planta y en Camposeven, llevamos trabajando así desde 2011, ya que la biodinámica es una agricultura que piensa en la salud de las personas y en nuestro hábitat natural: la tierra y el ecosistema.

Categorías