Español   |   English



Este modelo de cocina era muy conocido en la época de la Guerra Civil Española y en la posguerra. En esta época de escasez cualquier ama de casa tenía que sacar el máximo partido a cualquier alimento del que dispusiera, el eslogan más conocido era: La comida no se tira.

Hoy en pleno siglo XXI, sin tanta necesidad, estamos acostumbrados a que las sobras vayan directamente al cubo de la basura, sin plantear la posibilidad de reutilizarlo como complemento para otro plato o convirtiéndolo en otra receta como por ejemplo croquetas. Esto es debido a la facilidad para conseguir las materias primas, el abaratamiento de las mismas, la amplia oferta de productos precocinados de los que disponemos a nuestro alcance y el acelerado ritmo de vida que hemos adquirido.

Estas acciones conllevan a la sobreexplotación de nuestros recursos naturales (ganadería, pesca, agricultura, etc.). Además del coste económico directo de la comida que tiramos también un gasto energético que multiplica el consumo en los hogares.

Ahora que empezamos a ser un poco más conscientes de la repercusión de nuestros actos para con el medio ambiente empezamos a rescatar estas costumbres que además de ahorrar un buen dinero haciendo un uso responsable de nuestros recursos, también reducen el consumo energético siendo así más respetuosos con el medio ambiente.

Desde Camposeven te animamos a poner en práctica este modelo de cocina con algunas ideas que hemos recopilado:

-Aprovecha los restos de pollo para incluirlo como un ingrediente más en la ensalada

- Para las croquetas pueden servir prácticamente cualquier alimento excedente

-En el caso de las verduras, se puede hacer una crema o acompañarlas con arroz o pasta

-Las patatas hervidas se puede poner de guarnición con un pescado o carne, o se puede hacer un puré

Categorías