Español   |   English



Actualmente, el cáncer de próstata es el más frecuente diagnosticado en varones en España en el año 2019, según los datos del informe Las cifras del cáncer en España 2019, elaborado por la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM). Sin embargo, en este estudio se refleja que a pesar de que las cifras de mortalidad son muy elevadas, los datos indican que la supervivencia de los pacientes con cáncer ha aumentado de forma continua en los últimos años en todos los países europeos, especialmente para el linfoma no Hodgkin y el cáncer de recto, y para el cáncer de próstata, en probable relación con el diagnóstico precoz y el sobrediagnóstico.

En Camposeven queremos dar conciencia sobre esta enfermedad, así como la importancia de una buena alimentación junto al ejercicio físico para mantener nuestro organismo sano. Hablamos con el Dr. Antonio Romero Hoyuela, jefe de sección en el Servicio de Urología en el Hospital General Universitario Morales Meseguer y profesor de NefroUrología de Medicina en la UCAM. También contamos con el experto Jesús Ignacio Tornero Ruiz, especialista en Urología y Salud del Varón y director en Clínicas Urológicas Tornero, con el objetivo de ofrecer información, consejos y pautas para conocer y saber cómo prevenir esta enfermedad.

Como punto de partida, vamos diferenciar entre Hipertrofia Benigna de Próstata (HBP) y cáncer de próstata. El HBP se trata de una patología de carácter benigno y muy frecuente actualmente en las consultas de Urología, que consiste en el aumento de la glándula prostática provocando síntomas miccionales sobre todo en la dificultad para vaciar la vejiga.

-¿Qué diferencias existen entre hiperplasia benigna de próstata y el cáncer de próstata?

Antonio Romero Hoyuela: La Hiperplasia Benigna de Próstata (HBP) es una patología benigna que suele afectar a hombres a partir de los 40-45 años, y que con la edad se manifiesta con mayor frecuencia presentando síntomas de vaciado de la vejiga. Se trata de un aumento en el tamaño de la glándula prostática provocando dificultad en el paso de la orina por la uretra, esto se manifiesta sobre todo como dificultad para orinar, chorro miccional flojo y sensación de no vaciar completamente su vejiga tras la micción.

El cáncer de próstata es un tumor maligno que se origina en la próstata. Suele afectar a hombres a partir de los 45 años. La evolución de la enfermedad suele ser lenta y en la mayoría de los casos no se manifiesta con síntomas miccionales, encontrándose el paciente completamente sin ninguna molestia en el momento del diagnóstico. Afortunadamente la mayoría de las veces en el momento del diagnostico el tumor se encuentra localizado en la próstata por lo que el tratamiento puede alcanzar niveles de curación muy alto.

-En la Región de Murcia, ¿cuántos pacientes se pueden llegar a diagnosticar al año?

A.R.H: En España este tipo de cáncer ocupa el primer lugar entre los hombres, por delante del de pulmón y del colorrectal.  Las estimaciones realizadas para España muestran que las tasas de mortalidad por cáncer de próstata han disminuido progresivamente durante el periodo 1981-2012, sin embargo ha aumentado su incidencia a lo largo de dicho periodo.

En La Región de Murcia se registran cada año alrededor de 800 nuevos casos de cáncer de próstata, según los datos del Servicio de Epidemiología de la Consejería de Salud.

El Registro de Mortalidad del Centro Regional de Estadística de Murcia indica, por otra parte, que en 2016 el cáncer de próstata fue la octava causa de muerte en hombres, con 148 casos, lo que supone una tasa bruta de 20,18 casos por 100.000 habitantes.

-¿Cuál es el intervalo de edad de mayor riesgo para padecer cáncer de próstata?

Jesús Ignacio Tornero Ruiz: El principal factor de riesgo conocido para el cáncer de próstata es la edad avanzada. A pesar de que más del 80% de los casos de CP en la región de Murcia, se presentan en pacientes mayores de 65 años, la introducción del PSA (antígeno protático especifico) a partir de los 90’ ha contribuido a la tendencia ascendente de este tumor en el grupo de pacientes de 45-64 años.

-¿Cuáles son los principales síntomas de esta enfermedad?

A.R.H: En la mayoría de los casos no existen síntomas en el cáncer de próstata, de tal forma que el diagnostico se realiza tras la determinación en sangre de la prueba que se conoce como PSA (Antígeno Prostático Específico). Evidentemente cuando la enfermedad se encuentra en un estadio más evolucionado sí puede presentar síntomas relacionados con la enfermedad sobre todo por afectación de otros órganos fuera de la glándula.

Sin embargo, puede ocurrir que un paciente con diagnóstico de cáncer de próstata pueda tener también síntomas, pero consecuencia de tener una próstata grande que dificulte la salida de la orina, estos síntomas no tienen que corresponder necesariamente a cáncer de próstata, sino que son por crecimiento prostático benigno como he comentado anteriormente

-¿Cómo se diagnostica cáncer de próstata?

J.I.T.R: Actualmente, el avance en las técnicas diagnósticas y de detección precoz (resonancia multiparamétrica de próstata, biopsia por fusión, Select-MDX, PCA-3) ha conseguido diagnosticar más cánceres y de forma más precoz, aumentando así la supervivencia en este tipo de tumor.

A.R.H: El cáncer de próstata se diagnostica mediante la biopsia de próstata que consiste en extraer con una aguja fina unos fragmentos de la próstata a través del recto para poder analizarlos en el microscopio y establecer un diagnóstico correcto en función de cada gradación del tumor.

Desde el punto de vista asistencial en consulta el paso previo a la biopsia de próstata es la realización de un análisis de sangre con el PSA que cuando se encuentra por encima de las cifras normales puede indicar un problema en la próstata tanto benigno como maligno, por eso es importante la consulta con el especialista para que pueda valorar la actuación más correcta en cada caso para el diagnóstico.

-¿Cuántas o de qué manera es aconsejable hacerse revisiones?

A.R.H: Es importante decir en primer lugar que cada paciente es diferente a los demás y por tanto requiere de una actuación personalizada.

Como norma general y centrándonos en el tema de la prevención del cáncer de próstata hay que decir que existen dos situaciones importantes. Una de ellas es cuando existen antecedentes familiares de cáncer de próstata, sobre todo cuando han ocurrido en edades jóvenes, en estos casos las sociedades científicas de urología aconsejan realizar un PSA a partir de los 40 años y de forma anual. Cuando no existen estos antecedentes familiares la recomendación de realizar el PSA pasaría a ser a partir de los 50 años también una vez al año.

Evidentemente, aunque las revisiones se establecen por norma una vez al año, si existen síntomas miccionales ya sean de tipo irritativo como escozor o dolor al orinar o síntomas de dificultad para vaciar la vejiga, el paciente debe acudir al especialista para valorar esta situación.

J.I.T.R: Es aconsejable una revisión urológica periódica ya no solo para detección precoz del cáncer de próstata, sino para identificar aquellos factores que pueden ser tratados con el fin de prevenir complicaciones derivadas de la Hiperplasia Benigna de Próstata y garantizar una mejor y más completa Salud del Varón. La edad recomendada por las diferentes asociaciones urológicas es a partir de los 40 años. A esa edad los problemas derivados de la próstata son poco frecuentes, pero existen otros como la disfunción eréctil, la eyaculación precoz o la disminución de la libido que en ocasiones son la voz de alarma de una patología prostática. En este punto, cobra relevancia la pareja, ya que no en pocas ocasiones, son ellas las que empujan al hombre a la consulta del urólogo. Hay que tener muy en cuenta que por encima de los 50 años, la mitad de la población española manifiesta algún signo relacionado con la HBP.

-¿Cómo influye la alimentación en la salud prostática?

A.R.H: Lo primero que hay que decir es que no hay ninguna evidencia científica a día de hoy que demuestre la causalidad entre alimentación y cáncer de próstata. En este tema es importante, como norma general, llevar una alimentación sana ya que tenemos la suerte de vivir en una región como es Murcia donde la dieta mediterránea está muy presente entre sus habitantes.

Es cierto que existen importantes diferencias geográficas en la incidencia de cáncer de próstata a lo largo del mundo, lo que ha sugerido que algunos factores dietéticos puedan influir en el desarrollo del cáncer.

La dieta mediterránea, considerada hoy en día protectora contra cánceres endocrinos, así como frente a enfermedades cardiovasculares, tiene un alto contenido de frutas, vegetales y pasta, y también un consumo moderado de vino. Los polifenoles están presentes en cantidades importantes en vinos tintos, y en menor medida, en los blancos, estos polifenoles, protegen contra enfermedades cardiovasculares y algunos estudios indican que posiblemente contra el cáncer.

Decir que hay estudios que demuestran un efecto protector de la fruta fresca y los vegetales crudos frente a numerosos cánceres, incluyendo el de próstata.

J.I.T.R: La grasa es el componente dietético que más se ha relacionado con la incidencia de cáncer de próstata. Los obesos en este sentido tendrían un riesgo relativo general de padecer cáncer de próstata. En el otro extremo encontraríamos alimentos que tendrían incluso un papel protector frente a este tumor: así, los polifenoles del vino, la vitamina E, alimentos ricos en isoflavonoides y los carotenos presentes en vegetales verde-amarillos, han sido relacionados con una menor incidencia de cáncer de próstata.

- ¿Qué pautas hay que tener en cuenta para prevenir esta enfermedad?

A.R.H: Cuando hablamos de factor de riesgo nos referimos a todo aquello que aumenta la probabilidad de que una persona desarrolle cáncer. Sin embargo, la mayoría de estos no provoca cáncer de forma directa en sí mismos.

Comentare algunos factores pueden aumentar el riesgo de que un hombre desarrolle cáncer de próstata:

1. La edad. Sabemos que el cáncer de próstata aumenta con la edad, sobre todo después de los 50-60 años. Más del 80 % de los casos de cáncer de próstata se diagnostican en hombres de 65 años o más. 

2. Raza/origen étnico. Los hombres de raza negra presentan mayor riesgo de cáncer de próstata que los de raza blanca. Además, suelen desarrollar el cáncer a edades más tempranas y a veces estos tumores se muestran con mayor agresividad. Los hombres hispanos tienen un menor riesgo de desarrollar cáncer de próstata y de morir por la enfermedad que los hombres no hispanos.

3. Antecedentes familiares. Se conoce la relación del cáncer de próstata y la herencia, debido a una combinación de genes y factores ambientales o de estilo de vida. Este cáncer de próstata que podríamos denominar “familiar” ocurre aproximadamente en un 20% de los casos, sin embargo el cáncer de próstata hereditario es menos frecuente y representa solo el 5% de todos los casos y hay que sospechar este componente hereditario cuando tres o más parientes de primer grado han tenido cáncer de próstata, afectación de tres generaciones del mismo lado de la familia, parientes cercanos (padre, hermano, abuelo, tío…) del mismo lado de la familia sobre todo si se les ha diagnosticado un cáncer de próstata en edades más jóvenes.

4. Hábitos alimenticios. Hay que decir que, aunque no hay una clara evidencia que relacione de forma directa la alimentación con el desarrollo y prevención del cáncer, sin embargo, sabemos que ciertas conductas alimenticias sí pueden tener relación con la aparición de un cáncer, por eso se recomienda una dieta sana y variada.

En cuanto a la prevención del cáncer de próstata y teniendo en cuanta, como he comentado antes, que no existen aún evidencia científica clara en cuando a la relación del cáncer con la alimentación, sí que se pueden recomendar algunas normas de conducta que pueden ser beneficiosas:

- Controlar y reducir el consumo de alimentos ricos en grasa animal.

- Una alimentación rica en verduras, frutas y legumbres pueden disminuir el riesgo de cáncer de próstata.

- Procurar una buena hidratación, bebiendo agua de forma regular en función de la actividad física u otras recomendaciones de su médico.

- Realizar ejercicio físico acorde con su situación general de salud.

En resumen, decir que lo importante en la prevención tanto de esta como de otras patologías es procurar un estilo de vida saludable y ante síntomas miccionales nuevos o dudas es necesario acudir al especialista quien realizará los estudios oportunos para un mejor diagnostico y tratamiento, ya que la medicina es personalizada y cada paciente es distinto a otro.

Categorías