Español   |   English



El granado es conocido como el árbol que ofrece una de las frutas más dulces y exquisitas del otoño e invierno, como son las granadas, que se cultivan en la época de verano. Sin embargo, no solo obtenemos de este cultivo su fruto, sino que además, en Camposeven cuidamos y plantamos su flor, un arbusto característico del levante español, sobre todo, en las provincias de Alicante y Murcia. Actualmente y según los datos registrados en el Centro Regional de Estadísticas de Murcia, en la Región de Murcia hay censadas 387 hectáreas dedicadas a la Flor de Granado.

Isabel y Pilar, dos hermanas de una familia de agricultores a las que pertenece la plantación de Granado en Camposeven, recuerdan los inicios de este cultivo que tanto cariño le han cogido. “La Flor de Granado tiene un cultivo peculiar respecto al resto de producción. Desde que se plantan hasta que empiezan a dar fruto pasan en torno a tres años, es posible que a los dos años se pueda recoger algo, pero lo habitual es a los tres años de haberlos plantado. El primer cultivo que hicimos fue en septiembre del año 2013 y hasta otoño de 2016 no hubo recolección de este fruto” afirma Isabel. Las hermanas agricultoras forman parte de la gran familia que une Camposeven y, gracias a sus experiencias recogidas durante años en el campo y el amor que sienten por la tierra, son las personas más importantes en el desarrollo de estos cultivos. “Sabemos que es una larga espera lo que tenemos que atravesar para ver florecer estos maravillosos cultivos, pero es una demora que merece la pena gratamente” señala Pilar.

Características de la flor

La Flor de Granado, que crece de forma aislada o en pequeños grupos de dos o tres flores, es un arbusto que puede llegar a alcanzar hasta los cuatro metros de altura. Pertenece a la familia de las Punicáceas y es típico de los climas tropicales o semidesérticos, debido a que aceptan mejor el clima cálido y son árboles muy resistentes a periodos de sequía y a suelos con salinidad. El periodo de floración abarca los meses comprendidos desde abril hasta junio, pudiendo observar, como vemos en la imagen, en su máximo esplendor, a finales de junio principios de julio. Destaca su color rojo intenso de la flor que contrasta con el verde oscuro y brillante de sus hojas oblongas y algo coriáceas.

Flores que tienen una luz propia y que gracias a su sensación de armonía, embellecen los cultivos. Sin embargo, no solo es su atractivo lo que destaca de esta flor, sino que tiene multitud de propiedades medicinales para nuestro organismo. De este cultivo se pueden aprovechar, además del fruto, tanto sus flores como corteza, hojas, semillas y raíces. La flor entre algunas de sus diferentes propiedades, destaca por su acción cicatrizante, antiinflamatoria y antihemorrágica. Además de ser un antioxidante natural muy potente que contribuye a ralentizar el envejecimiento y a mantener la piel en un estado óptimo de salud.

 

Estas propiedades que están presentes en prácticamente todas las partes del granado, la corteza, la flor y el jugo de su fruto, contribuyen a mantener y cuidar nuestro organismo. Uno de sus usos más destacados para hacer infusión de esta flor es gracias a su poder astringente, que resulta muy útil para cortar rápidamente la diarrea. Otro de sus usos más distinguidos de esta flor es para realizar enjuagues bucales, ya que se ha comprobado que tiene un alto poder protector ante caries y gingivitis gracias a sus propiedades astringentes y antisépticas.

Categorías