Español   |   English



 

La campaña de la granada está llegando a su fin, pero en Camposeven pensamos que no debe faltar en los hogares este otoño. Son numerosos los beneficios para la salud de esta fruta que describió en sus versos el poeta García Lorca como "una colmena diminuta, con panal ensangrentado, pues con bocas de mujeres, sus abejas la formaron".

Entre todas las propiedades que tiene la granada cabe destacar su gran poder antioxidante, ya que posee hasta tres veces más antioxidantes que el té verde. Esta fruta otoñal es rica en vitaminas y potasio, mejora la circulación y ayuda a prevenir el cáncer de mama, colon y próstata. La granada tiene un Índice Glucémico bajo y es rica en fibra, por lo que ayuda a controlar el nivel de glucosa en sangre. Además, ayuda a mantener la piel con un aspecto saludable y es un alimento muy recomendable para cuidar el corazón.

Granada, fruta de otoño

Aunque su cultivo se realiza en el área mediterránea, el origen del árbol llamado Punica granatum nos transporta al continente asiático. Extendido por los fenicios en el Mediterráneo, fue cultivado por los romanos en las tierras de su imperio. Su nombre viene del latín malum granatum y significa ‘manzana’ ‘con  granos’. La temporada de esta fruta de otoño es corta y comprende entre los meses de septiembre y noviembre.

En Camposeven compartimos esta información sobre la granada y profundizamos en el cultivo de esta fruta a través del conocimiento, la experiencia, la dedicación y el cariño con el que la familia de Isabel Zapata cuida la tierra y su finca.Este año es nuestra cuarta cosecha de granada, siendo esta última con la que mayor producción y calidad hemos obtenido”, revela.

Innovadores y comprometidos

Zapata es una de las familias que más tiempo lleva en Camposeven, desde sus inicios en 2007, con las empresas Agroinver Zapata AL y Zapata e Hijos SC, siendo uno de los siete socios fundadores de la compañía. Mi familia decidió pertenecer a Camposeven porque quería formar parte de un equipo de agricultores innovadores y comprometidos”, argumenta Zapata. Después de tantos años, para ellos, Camposeven ha pasado de ser una empresa a ser su familia. “Camposeven es una empresa, pero para nosotros es una gran familia ya que representa los valores de la familia, el trabajo en equipo y el esfuerzo, así como el respeto y cuidado hacia las personas y el medio que nos rodea”, declara la agricultora.

Rudolf Steiner, el padre de la agricultura biodinámica

Las granadas cultivadas por la familia Zapata para Camposeven no son convencionales. Son frutas obtenidas a través de agricultura biodinámica que, como explica Zapata, “es un tipo de agricultura ecológica basada en una serie de conferencias que impartió Rudolf Steiner en 1924 a agricultores preocupados por la calidad nutritiva de los alimentos que cultivaban y  la fertilidad los suelos en los que trabajaban”.

Para que lo entendamos de forma más clara, Isabel muestra algunas diferencias entre la agricultura biodinámica y la convencional: “En la agricultura biodinámica no se utilizan productos fitosanitarios ni fertilizantes de síntesis química. Se utiliza el compost como medio de fertilizar la tierra. En este compost se utilizan los preparados biodinámicos para aumentar su fertilidad. Se utilizan medios mecánicos para las plantas adventicias (no se emplean herbicidas) y también para el control de enfermedades se utilizan materiales basados en plantas y minerales”.  

Preparados biodinámicos

En la agricultura biodinámica el proceso de cuidado, abono y recolecta es diferente que el empleado en la convencional. Además, depende del producto que se coseche existen unas u otras peculiaridades. En el caso de la granada, “se introducen algunos insectos beneficiosos que nos ayudan a combatir las plagas, a los que se unen insectos beneficiosos que  aparecen de forma espontánea en nuestros cultivos. Lo que hacemos es plantar plantas reservorio para atraer a estos insectos. Además utilizamos preparados biodinámicos. Algunos de ellos (del 502 al 508) son los que introducimos en el compost, y los preparados 500, 501 y María Thun se aplican directamente al cultivo, previa dinamización”, expone Zapata.

Los agricultores biodinámicos como Isabel tienen una filosofía diferente a la hora de tratar y entender los suelos que cultivan, que son el resultado de lo que han vivido y experimentado durante millones de años. Para ellos es un elemento muy importante que hay que mimar para que los frutos tengan más calidad. “La tierra es la que nos proporciona los alimentos que cultivamos. Es un ente ‘vivo’ y debemos cuidarlo y mantener su fertilidad. En la agricultura biodinámica se cuida mucho la tierra, por ejemplo, con la aplicación del compost biodinámico o las rotaciones” aclara Isabel.

Categorías