Español   |   English



El colirrábano tiene un alto contendido de elementos nutritivos como el selenio, vitamina B, ácido fólico, vitamina C, potasio, magnesio y cobre suelen aportar una energía de 24 kcal/100 g.

El colirrábano es una hortaliza desconocida para el consumidor español y difícil de encontrar en los líneales de las frutería. Más reconocido en Alemania, Suiza, Paises Bajos tiene diversas aplicaciones en la cocina. En crudo (puede usarse en ensaladas ralladado o cortado muy fino); cocido -15 minutos- (como si fuera una col); en crema; gratinado; etc.
Hemos econtrado una receta exquisita en el blog Gotica de Agua con esta verdura, fácil de preparar, en tan solo 30 minutos: Raviolis de Colirábano.
Ingredientes:
2 Colirábanos
1 Pimentón rojo
1 1/2 Cebolla
60 g de Mus de Marañones (sin dulce)
1 pizca de Orégano seco
6 cdas. de Aceite de Oliva
2 Tomates
1/2 ramito de Albahaca
2 dientes de Ajo
1 cdta. de Jarabe de Agave
Sal marina y Pimienta negra
Preparación:
  1. Pelar los colirábanos y cortar en rodajas muy finas. Hervir agua con un poco de sal y al bajar del fuego dejar las rodajas de colirábano remojar por 10 minutos. Escurrir y luego dejar secar durante 2 minutos sobre una servilleta. Marinar con 2 cucharadas de aceite de oliva y una pizca de sal.
  2. Para el relleno, partir el pimentón a la mitad, quitarle las semillas, lavarlo y picar en cubitos pequeños. Pelar y picar finamente la cebolla. Calentar 1 cucharada de aceite de oliva en una sartén y sofreír a fuego alto el pimentón y 1/3 de la cebolla por 5 minutos revolviendo ocasionalmente. Poner la mezcla en una tabla y picar de nuevo hasta que quede muy fina. En un recipiente mezclar el mus de marañón con el orégano, sal y pimienta. Revolver con la mezcla de pimentón y calentar un poco en una olla pequeña (la masa debe quedar con una consistencia cremosa y firme).
  3. Cortar un circulo en el centro de una tajada de colirábano, poner el borde restante sobre otra tajada y poner una cucharadita del relleno en el centro, luego cubrir con otra tajada de colirábano y hacer presión sobre los border para cerrar los “raviolis”.
  4. Para la salsa, picar los tomates. Lavar y escurrir la albahaca y picar finamente las hojas. Pelar y picar el ajo. Calentar 2 cucharadas de aceite en una sartén. Sofreír el resto de la cebolla por 2 minutos. Agregar el tomate y cocinar por 2 minutos. Añadir el jarabe de agave y la albahaca, condimentar con sal y pimienta al gusto.
  5. Servir los raviolis con la salsa y salpicar con un poco de aceite oliva. Decorar con hojas de albahaca.

Categorías